tag.
  • Una solución hacia grandes oportunidades

INICIAR SESIÓN

Inclusión financiera en México

Inclusión financiera en México

Inclusión financiera en México 800 489 Privesa

En México, la inclusión financiera se define como el acceso y uso de servicios financieros formales bajo una regulación apropiada que garantice esquemas de protección al consumidor y promueva la educación financiera para mejorar las capacidades en materia de finanzas de todos los segmentos de la población.

Los cuatro componentes fundamentales:

  • Acceso. Penetración del sistema financiero en cuanto a la infraestructura disponible para ofrecer servicios y productos financieros, esto es, a los puntos de contacto entre las instituciones financieras (canales de acceso) y la población, desde una perspectiva de oferta.
  • Uso. La adquisición o contratación, por parte de la población, de uno o más productos o servicios financieros, así como a la frecuencia con que son utilizados. Esto se refiere a la demanda de servicios financieros la cual, a su vez, refleja el comportamiento y las necesidades de la población.
  • Protección y defensa al consumidor. Se refiere a que los productos y servicios financieros, nuevos o ya existentes, se encuentren bajo un marco que garantice como mínimo la transparencia de información, el trato justo y mecanismos efectivos para la atención de quejas y asesoría de los clientes contra prácticas desleales y abusivas.
  • Educación financiera. Acciones para que la población adquiera aptitudes, habilidades y conocimientos para estar en posibilidad de efectuar un correcto manejo y planeación de sus finanzas personales, así como para evaluar la oferta de productos y servicios financieros; tomar decisiones acordes a sus intereses y elegir productos que se ajusten a sus necesidades.

Para lograr una mayor inclusión financiera, es necesario que las políticas, programas y acciones gubernamentales, así como de las entidades financieras estén basados en datos precisos, objetivos y oportunos, para conseguir los resultados esperados.

Para contribuir a la medición de la inclusión financiera en México, y fortalecer las políticas y programas para su fomento, la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) y el Consejo Nacional de Inclusión Financiera (CONAIF) desarrollan información estadística para medir la oferta de servicios financieros.

Hay desafíos que aún persisten y se agrupan en torno a cuatro temas:

  • Infraestructura financiera insuficiente. Expandir la infraestructura y la oferta de productos y servicios financieros a una mayor parte de la población, ya que se concentran en zonas urbanas y en las cabeceras municipales.
  • Adquisición y uso limitado de los productos y servicios financieros. De acuerdo con datos de la ENIF (Encuesta Nacional de Inclusión Financiera), existen 29 millones de adultos que tienen un teléfono celular, pero no tienen una cuenta. El estudio de McKinsey Global Institute indica que un mayor uso de servicios financieros digitales podría aumentar el PIB de México en 90 mil millones de dólares para el año 2025.
  • Falta de conocimiento del sistema financiero. Datos de la ENIF señalan que el 25% de la población adulta conoce que sus ahorros están protegidos y la práctica de comparar los productos financieros antes de adquirirlos es poco usual.
  • Falta de información para medir el impacto de acciones de inclusión financiera. No se cuenta con evaluaciones del impacto de la inclusión financiera en el nivel de ingresos o bienestar de los hogares, ni con datos de acceso y uso del sistema financiero en sectores específicos y la información que reportan las instituciones financieras no siempre se encuentra con el grado de desglose necesario para su análisis.

Con la inclusión financiera es posible obtener un mejor manejo de los recursos, acceso a productos y servicios financieros, una mayor resiliencia ante fluctuaciones de la economía, y contribuir a la inclusión social de los individuos y de las micro, pequeñas y medianas empresas (MIPyMES).

Comparte este articulo:
Share

Dejar una Respuesta